?

Log in

No account? Create an account
 
 
mundocadaver
11 May 2007 @ 01:03 pm






Webstats4U - Web site estadísticas gratuitoEl contador para sitios web particulares

Contador
gratuito


 
 
mundocadaver
11 May 2007 @ 01:08 pm
El océano Atlántico lanzaba un millón de destellos plateados bajo el intenso sol del mediodía. El silencio oceánico, solo perturbado por el rumor del viento y los chillidos de algunos alcatraces era roto súbitamente por el tableteo del helicóptero volando a muy baja altura. El viento, impregnado de olor a sal, se colaba por las puertas laterales abiertas de par en par, revolviéndonos el cabello.

- ¿ Como está la situación en Tenerife?- pregunté a gritos, para poder ser oído dentro de la cabina.

- No puedo comentarle nada de momento, lo siento- me respondió el argentino alto y delgado- Hasta que la autoridad competente tome una decisión sobre ustedes y su estatus, cuanto menos sepan, mejor- concluyó, lacónico.

- Lo que Marcelo quiere decirles- intervino la chica de acento catalán- es que aún tienen que pasar la cuarentena y que los servicios de inmigración tienen que dar su visto bueno sobre vosotros. No depende de nosotros, compréndedlo- Un ligero tono de embarazo impregnó su último comentario.

- ¿Servicio de inmigración? – protesté- ¿De que va eso? ¡Soy ciudadano español, como ellas dos, y Prit tiene todos sus papeles en regla! No necesitamos ninguna inspección para estar en territorio europeo, que yo sepa...-

La chica, de unos treinta años, menudita y delgada, con un aire vivaracho e inteligente y una expresión brillante en sus ojos meneó apesadumbrada la cabeza.

-Las cosas no funcionan exactamente igual que antes del Apocalipsis, por si no lo sabe- Mientras hablaba, contemplé extrañado como sacaba un guante de látex de un bolsillo de su traje de vuelo y se lo ponía en una mano- Las circunstancias son tan complicadas que la mitad de todas las normas, reglas y leyes anteriores se han ido al carajo, pero de todas formas la ley sigue siendo la ley.... Canarias en estos días no es el paraíso, pero tampoco es el salvaje oeste, para que me entiendan...- por un segundo se hizo el silencio en el helicóptero mientras asimilábamos aquella pequeña perla de información.

-Además siempre es una alegría ver a seres humanos en medio de toda esta mierda- apuntó con una enorme y sincera sonrisa, mientras me extendía la mano enfundada en latex- Mi nombre es Paula María, aunque aquí todo el mundo me conoce por Pauli- gorjeó, con voz traviesa- ¡Bienvenidos de nuevo a la civilización!-.

- Muchas gracias....Pauli- le respondí, mientras estrechaba su mano prudentemente envuelta en latex. La chica era amistosa, pero desde luego era prudente- Esta es Lucía. La hermana sentada en aquella esquina se llama Sor Cecilia y el caballero de los bigotes es Viktor Pritchenko, de Ucrania-.

- Bueno, pues yo soy Pauli y este tipo tan serio y cara de pocos amigos que tengo sentado al lado se llama Marcelo- nos presentó Pauli- Como creo que habréis adivinado por el acento, es argentino- remató, mientras le daba un amistoso codazo en las costillas al alto porteño que estaba junto a ella, con el fusil en las manos-

Marcelo nos saludó con una seca inclinación de cabeza, mientras nos contemplaba con semblante adusto. Todo lo que tenía de agradable Pauli lo tenía aquel tipo de seco. En realidad, formaban una curiosa pareja.

- ¿Cuál es el procedimiento?- preguntó Pritchenko, abriendo la boca por primera vez desde que habíamos subido al aparato.

-No tiene mucha ciencia- resopló el llamado Marcelo, con su marcadísimo acento- Les dejaremos en la cubierta del buque cuarentena y una vez realizado el examen médico que verifique que ustedes están limpios, los oficiales de la “migra” se harán cargo de todo el papeleo- concluyó- Rápido y sencillo-.

- No es tan frío como lo cuenta Marcelo, pero todas las precauciones son pocas- intervino Pauli- Supongo que además, en su caso, será la propia Alicia la que se haga cargo de su expediente-.

-¿Alicia?- pregunté, algo confuso. Después de tantos meses pasados casi en solitario, aquélla profusión de nombres en tan pocos segundos me estaba aturdiendo.

- La comandante Alicia Pons- me aclaró Pauli- Es la máxima responsable del servicio de acogida, tránsito e inmigración en Tenerife-.

- Oh!- no pude evitar que mi voz sonase un tanto sardónica- ¿Y que es lo que hemos hecho para merecer el gran honor de que la máxima responsable asuma nuestro caso en persona?-

-Muy sencillo- replicó Marcelo, demoledor- Porque de ser cierta la historia que cuentan, ustedes son los primeros seres vivos que llegan de Europa desde hace mas de ocho meses-.

Tras aquella enorme frase, un pesado silencio se volvió a extender en la cabina del helicóptero . De vez en cuando se veía roto por el ocasional zumbido de la radio, mientras sobre el horizonte se empezaba a perfilar la inconfundible silueta del Teide. Llegábamos a Tenerife.

Volvíamos a la civilización. Fuera aquella lo que fuese.


*************************************************************************************


(No olvideis que ya está en marcha la nueva página web www.apocalipsiszombie.com. Allí no solo encontrareis este relato, sino que además teneis multitud de Historias Paralelas a la principal , con actualizaciones practicamente diarias, foro Az, chat, sección de fotos, concursos (en breve) y mil cosas mas!!)

www.apocalipsiszombie.com