?

Log in

No account? Create an account
 
 
mundocadaver
05 July 2007 @ 10:52 pm
La última frase retumbó como un cañonazo en mi cabeza durante unos segundos. Si no hubiese pasado un año viviendo en el filo de la navaja, luchando permanentemente contra esos monstruos, hubiese pensado que todo era una invención, o una deformación de la realidad. Sin embargo, sabía perfectamente que todo era real. Y al mismo tiempo, y paradójicamente, todo seguía sonando terriblemente irreal.

-Todo esto es.... absurdo- No atiné a decir nada mas. Me sentía abrumado.

-Por supuesto que es absurdo- replicó Pons, mientras se levantaba de la mesa y se acercaba a una pequeña neverita situada en una esquina- El mero hecho de hablar de personas que se levantan de entre los muertos y que atacan a los vivos es absurdo en si mismo, pero sin embargo ahí están. El hecho de que aparentemente no necesiten comer, respirar ni dormir también es absurdo. El hecho de que no sufran ningún tipo de merma, putrefacción o desgaste, pese a que están condenadamente muertos y aún así se muevan, no es menos absurdo. Y pese a todo lo irreal que le pueda parecer, usted sabe tan bien como yo que todo lo que le acabo de decir es jodidamente real, y que están ahí fuera.-

Su voz sonaba amortiguada, mientras revolvía en el interior de la pequeña nevera. Botellas de cristal tintinearon al chocar entre ellas, mientras Alicia rebuscaba en el interior. Finalmente, con un gesto de triunfo sacó una lata de refresco de cola del fondo del aparato y se incorporó. Dándose media vuelta, se acercó a la mesa con la lata y dos vasos en la mano.

- Quizás le apetezca beber algo- dijo, mientras abría la lata con un chasquido- Suele ser un shock enfrentarse a acontecimientos que la razón, el sentido común y la ciencia dicen que no pueden ser posibles, y sin embargo, están ahí. La reacción de todo el mundo suele ser muy parecida. Y ahora mismo, no tiene muy buena cara-

Acepté agradecido el vaso de refresco que me tendía Alicia Pons. Sentía la boca espantosamente seca. Tras beberme el contenido del vaso en un par de grandes tragos comencé a sentirme un poco mejor. Pese a todo mi cabeza era un autentico torbellino.

- A lo largo de todo este tiempo me he visto salpicado mas de una vez por sangre y vísceras de esos seres, Alicia, mas veces de las que hubiese deseado, créame- dije, con voz ronca, tratando de templar mis nervios- Si la transmisión de ese...TSJ o como diablos se llame es como usted dice, ¿Cómo es que no me he infectado?-.

Alicia contempló pensativamente el vaso de cristal vacío que había apoyado encima de la mesa, como si su mente estuviese muy lejos de allí.

-¿Sabe?-dijo- No debería haberse bebido tan rápidamente ese vaso de Coca-Cola. Las latas de refresco están empezando a escasear, incluso en el mercado negro, y puede que pase bastante tiempo antes de que pueda permitirse beber otra. Trate de paladearla. Por lo que tengo entendido, ya se cotizan a precios astronómicos-

Su mirada cargada de tristeza se volvió a posar sobre la lata medio vacía y de repente se alzó de nuevo hasta mi rostro.

-Si hubiese sido infectado se hubiese transformado en uno de esos seres y ya tendría una buena dosis de plomo en el cerebro, amigo mío- me explicó, sencillamente, mientras me servía un poco mas de refresco- Además, la cuarentena es precisamente para eso, para asegurarnos al cien por ciento de que los nuevos habitantes no van a suponer un...”problema”-.

Por otra parte- añadió mientras se estiraba en la silla- para ser infectado es preciso que un fluido corporal se ponga en contacto con otro fluido corporal infectado, es decir, es preciso que su sangre, saliva, liquido lacrimal o fosas nasales se vean salpicadas por algún vector con el virus, y es evidente que ni en usted ni en sus amigos se ha dado el caso-

Pensé que aquella explicación no resultaba muy tranquilizadora. De haber tenido algún corte abierto cada vez que me había visto salpicado, o si me hubiese entrado algo de líquido en los ojos, mi historia se hubiese terminado abruptamente y habría ingresado sin saberlo en la cofradía de los No Muertos. Vaya tela.

- Una vez que empezaron a aflorar los pacientes cero, todo el planeta se convirtió en un infierno en cuestión de días- Alicia continuó monocorde su relato del Apocalipsis- Los servicios sanitarios se vieron colapsados durante las primeras horas, hasta que quedó claro que los cientos de pacientes ingresados, afectados por aquellos terribles síntomas estaban mas allá de toda cura. Lamentablemente, para cuando el Ejercito tomó cartas en el asunto, ya era demasiado tarde. Docenas, si no cientos de No Muertos habían transformado los hospitales en auténticos mataderos, trampas mortales para los que estaban allí. No tenemos datos de otros países, pero creemos, en base a estadísticas, que cerca del 70% del personal médico de España falleció en las primeras cuarenta y ocho horas desde los brotes iniciales-.

-¿El setenta por ciento? ¿Tanto?- pregunté, incrédulo.

-Esas son las estimaciones mas conservadoras. Si nos atenemos a la cantidad de médicos y enfermeras titulados que sobrevivieron y que tenemos en las islas en este momento, la cantidad debió ser muchísimo mas alta.- La cara de Alicia Pons se ensombreció- Algo por el estilo sucedió con la Policía, los bomberos, las ambulancias.... todo aquel que intentaba ayudar en las primeras horas del caos invariablemente se veía sometido a un riesgo mortal-.

El zumbido del aire acondicionado sonaba monocorde en la habitación, mientras las palabras de Alicia flotaban en el ambiente. Todos los pequeños retazos del dramático lienzo empezaban a tener forma.

-En ese momento los gobiernos fueron realmente conscientes de lo que se les venía encima, y los teléfonos de las distintas chancillerías comenzaron a echar humo-suspiró- Incluso hubo una reunión de jefes de gobierno de la Unión Europea para abordar el asunto-..

-La recuerdo. Sus caras eran un autentico poema al salir-..

-Porque entonces se asustaron de verdad- La voz de Alicia se endureció en ese instante- Sin embargo, ni siquiera entonces fueron capaces de adoptar una decisión conjunta y determinada que podría haber salvado a todo el continente, quizás hasta a todo el mundo. Simplemente se limitaron a nombrar un Comité Conjunto de Crisis, decretar el bloqueo informativo y volverse cagando leches cada uno a su país. A continuación, casi todos militarizaron sus cerradas fronteras, confiando en que los No Muertos diesen media vuelta al llegar a sus límites. Sin embargo, ya todos tenían No Muertos dentro de sus países- dio un trago a su vaso y chasqueó la lengua- Y además los No Muertos no entienden de fronteras, ni de países. Son cazadores letales sin ningún tipo de limitación.-...

-Pero, lo que me está contando.... ¿fue así en todo el mundo?-..

Alicia rió sin ganas, mientras me miraba incrédula, como preguntándose como era posible que supiese tan poco.

-Oh, por supuesto que no- contesto, con una mirada oscura- En el resto del mundo fue todavía peor-